Vuelta al cole y a la rutina.

Empieza septiembre y con ello la vuelta al cole y a la rutina.
Imagen banco de imágenes Unsplash.
Estamos llegando al final de las vacaciones y con ello la vuelta al cole. A continuación te explico algunos consejos que podrás poner en práctica. Siempre hablando desde la propia experiencia y con la ayuda de mi amiga Gemma Beltrán de QOFL hemos pensado que igual te podría interesar un post hablando de las emociones en ésta época.
Los más pequeños se incorporan de nuevo al colegio y para algunos será su primer año. ¿Que significa eso? Que tendrán que hacer frente a nuevas emociones, experiencias, responsabilidades,… tanto dentro del aula como fuera de ella.
Es una época difícil para ellos y también para nosotros, las familias. Los cambios suelen ponernos nerviosos y generan un esfuerzo adicional. No sólo empiezan el colegio, sino que dejan todo su tiempo libre para incorporar de nuevo normas y rutinas después de estos meses de verano.
¿Qué emociones pueden sentir en este periodo de adaptación?
  • Miedo por empezar el curso
  • Nervios por los cambios de maestras/os.
  • Tristeza por dejar atrás su tiempo libre
  • Y aunque parezca mentira… empiezan a menguar las horas de sol y eso también afecta.
Por ello padres e hijos necesitan un tiempo de adaptación para reorganizar y establecer nuevos horarios y rutinas.
¿Qué podemos hacer?
  • Habla con tu hijo/a sobre el nuevo curso y lo que siente.
  • Ayuda a tu hijo/a a retomar las rutinas con calma.
  • Preparad juntos la vuelta al colegio.
  • Buscad tiempo dentro de los horarios semanales para que pueda hacer algo juntos.
  • Organizad un horario de estudio razonable (concreto) y con tiempos para descansar
  • Céntrate en el esfuerzo más que en los resultados
  • Acompáñale en sus avances.
Ellos empiezan nuevos aprendizajes y nosotros con ellos también.
En ocasiones antes de empezar P3, nos vemos obligados, aunque sea nuestra decisión, a llevar a nuestros hijos a una escuela infantil, por los motivos que sean. Los padres sufrimos al dejar a nuestros peques, pero tenemos que entender que ellos también pueden sufrir y no siempre lo pueden transmitir, el que un niño no lloré no significa que no sufre, lo intentará sacar por otro lado y eso es bueno, pero tenemos que estar alerta para poderlo acompañar.
Tenemos que transmitirles confianza, alegría y esperar a la salida del cole a que nos cuenten lo que quieran contar. No es algo que ellos hayan elegido, unos lo llevarán mejor que otros pero es cuestión de que no «vean» nuestro sufrimiento.
La profesora que han tenido mis hijos en P3, nos explico en una reunión que muchos padres se angustian cuando al salir de clase los peques les preguntamos; ¿Qué tal?, ¿Cómo ha ido? ¿Qué has hecho hoy? ¿Has hecho amiguitos? ¿Has comido bien? ¿te gusta el cole? ¿es guapa la profesora?  etc y al no tener respuesta de ellos, pensamos que lo han pasado mal, así que hazte una pregunta, si al salir del trabajo después de un montón de horas te hicieran todas estas preguntas con la insistencia con que se las hacemos nosotros qué pensaríamos? A mi me sirvió mucho esta reflexión. Así que no les agobiemos.
Empezamos el curso pero en la medida de lo posible, a pesar de los cambios que se avecinan, porque aunque no sea el primer curso escolar siempre será un cambio, porque será un curso nuevo, debemos intentar seguir compartiendo tiempo con ellos, siempre recordando que mejor calidad que cantidad.
Espero que te sea de utilidad y recuerda que si quieres puedes dejarme un comentario.
Nos vemos en el siguiente post.
Maribel 😊

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies